Día de los Humedales en Tarifa

 

Por Pauline Gauffier. (Texto y fotografías). 

 

 

El pasado 4 de febrero participamos en la Conmemoración del día mundial de los humedales (2 de febrero) organizado por el Parque Natural del Estrecho.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Después de visitar el punto de información nos trasladamos al paraje natural de Los Lances con nuestro guía ornitólogo Chari. Durante el recorrido por la pasarela, observamos varios paseriformes en el campo, tarabilla común, cogujada común, jilguero, gorrión, alondra, lavandera blanca... Al llegar al puente del Río vega nos encontramos con nuestra primera ave marina, de los más grandes de los charranes, la pagaza piquirroja, subiendo y bajando el río buscando peces.

 

 

Seguimos nuestro camino, parando de vez en cuando al ver o escuchar algún paseriforme más, y Chari nos explica, con mucha paciencia, como diferenciarlos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Al final del recorrido, llegamos al observatorio de Los Lances, que nos permite tener una vista despejada a la laguna pero sin molestar las aves por nuestra presencia. Allí vemos varios tipos de aves limícolas, chorlitejo patinegro, considerado vulnerable en España, chorlitejo grande, vuelve piedras, chorlito gris, agujas y correlimos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más allá, hacia la desembocadura del río Jara podemos observar aves marinas como gaviotas patiamarillas, gaviotas sombrías, gaviotas reidoras, otra pagaza y charranes patinegros. Nos quedamos un buen rato diferenciando las especies y aprendiendo un poco sobre cada una de ellas mientras nos visitan una garza real y una garcilla bueyera. El recorrido de vuelta es un poco más rápido pero nos espera una sorpresa en el río Vega, un cormorán grande secándose al sol. 

 

gallery/dia de los humedales_resize

Pagaza Piquirroja. 

gallery/chorlitejo_resize
gallery/cormoran_resize
gallery/correlimo_resize
gallery/tarabilla comun_resize

Conocimos la importancia de este espacio natural para la alimentación y descanso de muchas especies de aves, como un pit-stop antes de cruzar el Estrecho o a la vuelta de su viaje por África o preparando su cruce hacia el continente vecino.

Es también una zona de nidificación y cría, haciendo los huevos y los pollos, escondidos en la arena y las dunas, especialmente vulnerables a las molestias causadas por varias actividades humanas. Así pudimos ser testigos de como varias personas andaban muy cerca de la laguna y fuera de los caminos establecidos, en ocasiones acompañados de perros sueltos, espantando a las aves o pisando y escarbando en la zona donde están los nidos. A esta molestia se suma la presencia de varios kitesurf dentro de la laguna. Estos comportamientos, por el desconocimiento de algunas personas y el poco civismo de otras, se realizan incluso a proximidad de los carteles de señalización prohibiendo estas actividades debido a la importancia de este espacio natural.

 

Es tarea de todos conservar nuestros espacios protegidos!!!